domingo, octubre 15, 2006

¿Qué comemos en los restaurantes chinos?

“Helado” me quedé ayer al oír la siguiente conversación entre dos vecinas:

- ¿Has oído lo que pasó el otro día?
- ¿El qué?
- Nada, en una bazar chino de esos grandes. Resulta que iba un matrimonio de señores mayores y a ella le apetecía entrar a mirar algo... Era tarde y él se quedó fuera esperándola. El caso es que pasó media hora y la mujer no salía cuando de repente ve que los propietarios estaban cerrando, porque era ya la hora. Claro, éste se quedó extrañado y le dijo que esperasen, que su mujer estaba dentro. No le hicieron caso, le dijeron que no había nadie y se empeñaron en cerrar.
- Aiba la ostia, ¿qué había pasado pues?
- Nada, que éste se quedó mosqueado y llamó a la Ertzantza. Resulta que llegan, registran el local, y al final, en una lonja oculta encuentran a la señora atada...
- ¡No me digas!
- Sí, pero ya se han oído más casos, ¿eh? Dicen que es para cogerles los órganos...

Lo curioso es que la otra vecina no se interesó más por el tema, ya que seguidamente le preguntó: “Y tú, ¿has oído lo último de la Pantoja?”

No me digáis que no es algo chocante, aunque lo que realmente me alarmó no es eso sino la duda que me asaltó enseguida: vale, los órganos se aprovechan, ¿pero qué hacen con el resto del cuerpo? Me ha venido a la cabeza el dicho aquel de todo lo que corre, nada o vuela, ¡a la cazuela! ¿No os habéis dado cuenta de la cantidad de especialidades en las que los productos están rebozados? De siempre se ha dicho que cuando una comida se reboza es que algo malo esconde...

Yo ya tenía asumido, incluso me admiraba, su arte para preparar el gato, el perro, las ratas, o lo que sea que le echen a los platos ahí, bien rico está, pero esto me ha descolocado. Atención, lo que realmente me ha indignado es una cosa: de todos es sabido lo estupendo que es un cochinillo, un cordero lechal, un cabritillo, etc. En los animales son mejores las carnes jóvenes y, por la misma regla de tres, a mi edad, “taitantos”, uno tiene la carne más tiesa que la mojama y ahora, visto lo relatado por mi vecina, resulta que se valen de jubilados, ¡qué poca sensibilidad gastronómica, por Dios! Esto es lo que más me indigna de todo: ¡Queremos carne tierna!

Un saludo.

Nota: Este texto es humorístico. Todo lo aquí escrito es algo ficticio fruto de la imaginación del autor. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

9 Comments:

Anonymous miren said...

Bueno, bueno, igual no tan ficticio. En Asia, en general si rebuscas en las basuras nunca encuentras restos orgánicos. Me lo dijo un amigo viajero que se fue por allí y que le dio por fisgar. ¿No os habeis fijado que en los chinos los/as camareros/as a veces se quedan delante, tiesos, en silencio. Es que están honrando a sus muertos.
Conste que me encantan los chinos y la carne de perro, típica de aquellos lugares lejanos, es estupenda.

15/10/06 6:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo hace tiempo que dejé de ir a los restaurantes chinos.
Blog interesgarria Lehendakari!!

15/10/06 11:23 p. m.  
Anonymous magin said...

La ficción es menos dura que la realidad.

Un saludo

15/10/06 11:30 p. m.  
Anonymous mordandis said...

Desconfiado!!!
jajaja
A saber en qué clase de sitios has comido tú!

1beso

16/10/06 1:18 a. m.  
Blogger Johnymepeino said...

Totalmente de acuerdo con magin: ¡Pordiój tomároslo en serio!.

parece coña, pero tengo muuuchos años y de siempre preguntábamos porqué nunca veíamos a los chinos viejos si tantos años llevaban aquí, porqué nunca en los cementerios (no penseis que la venida de chinos es cosa de ahora, os hablo del año 31), y la desaparición de gatos es cosa -al menos- siempre comentada desde que yo era chavalín.

Nunca he probado la ternera con setas y bambú (me como la verdura, claro) nos dijeron que era la carne que rodea el craneo (de ahí su dureza). La de pollo y bolitas de cerdo, pego un trago de vino y va todo para adentro... O_O

17/10/06 2:03 a. m.  
Blogger toxcatl said...

Desconfiados... pero ¿donde comeis vosotros?
A saber qeu nos ponen en los demás restaurantes y lo comemos sin rechistar...

17/10/06 10:23 a. m.  
Blogger churra said...

El patio de mi casa (que es particular) da a al que a su vez da a la cocina de un restaurante chino.Jamas de los jamases comere en un chino.

PD. Supongo que lo mismo me pasaria si diera al patio donde da la cocina de un meson segoviano, pero como no es el caso y no soy vegetariana....

Un saludo

17/10/06 3:23 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola Lehen!!!!

Pues yo voy a comer a los chinos mogollon, y no se si la comida sera de gato de perro o de pikatxu pero esta cojonuda y todavia no me he intoxicao.. eso si el licor ese de flores que te invitan no se lo recomiendo a nadie.. siempre que lo tomo acabo potando....
Ademas creo que en la mayoria de los sitios son un poco guarretes y aprovetxan la comida cien veces... Otra cosa es la comida de casa!!!!!!!!!! Mamaaaaaaaaaa quiero cordero al chilindron pa mañana!!!!!!

Rojilla!!!!!!!

17/10/06 8:27 p. m.  
Blogger El Lehendakari said...

Por favor, un poco de respeto a los restaurantes chinos; con vuestras palabras los váis a desacreditar. Desde luego... Saludos.

29/10/06 11:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home