martes, mayo 08, 2007

¡Han pillado a dos ertzainas follando en acto de servicio!

Sí, dos miembros de la policía vasca, hombre y mujer, han sido sorprendidos en el coche patrulla mientras mantenían relaciones sexuales durante su horario laboral. Se conoce que a la pareja en cuestión la noche se les estaba haciendo larga y dura (digo la noche, ¿eh?) y decidieron darse un "homenaje", descuidando por unos momentos sus labores de garantes de nuestra seguridad contra malhechores y estacionando su vehículo en un lugar que pretendían apartado. Tras despertar sospechas entre unos vecinos la situación de la patrulla (y los vaivenes del coche) y dar aviso a la Ertzantza, miembros de este Cuerpo se personaron en el "lugar de los hechos"; cuál no sería su sorpresa cuando al abrir las puertas del coche, temiendo por la integridad de sus compañeros, toparon con los dos miembros del Cuerpo íntegramente desnudos… más un tercer "miembro" que les saludaba erguido…

La noticia ha corrido como la pólvora y el "polvo" ha levantado una gran polvareda en la opinión pública. Inmediatamente se han puesto en marcha los procedimientos establecidos para depurar responsabilidades y promulgar las sanciones pertinentes derivadas de la aplicación del Reglamento. Y yo me pregunto: ¿no convendría ser indulgentes? Es más, pienso que esto es el mundo al revés: dado que estamos en el País de Nunca Jamás (follarás), ¿no sería más adecuado ser comprensivos con esta pareja? Sabiendo que aquí no hay quien folle lo suyo tiene un mérito tremendo, reconozcámoslo en vez de castigarles. Es más, ¡yo soy partidario de condecorarles!

Por si fuera poco, además, en la investigación abierta se pretenden esclarecer otros extremos de lo acontecido ya que se sospecha que durante el "acto" han podido dar un uso personal a ciertas herramientas de trabajo que se encontraron desperdigadas por el coche patrulla (porra, esposas, máscaras,…). Hasta se rumorea que la "banda sonora" que acompañaba el "mete-saca" puede ser un elemento de cargo contra la pareja, he aquí:


En cualquier caso es triste constatar de nuevo como el sentido común es el menos común de los sentidos: hagamos un homenaje a esta pareja, y si hace falta se levanta una estatua en su honor, ¡hombre!, son la envidia de todo Euskadi. El caso es que parece ser que no se van a librar de la sanción disciplinaria, al menos eso es lo que me comentaba quien me informó de este susedido:

- Lo mismo les apartan durante una temporada del servicio, ¿no? – pregunté yo.
- Sí, a él le han metido seis meses.
- ¿Y a ella?
- Dieciocho centímetros.

Ah, se siente, yo también "piqué". Saludos.

1 Comments:

Anonymous kassandra said...

Sigo estando de acuerdo
contigo.
Pero para ellos ha sido
atraccion fatal.
Claro que debio de durar
lo suyo cuando dieron
tiempo a que la gente
sospechase,llamase y
viniesen y pillasen.
No crees?

9/5/07 6:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home